Reuniones Dominicales en Casa

Aprendiendo el Evangelio en Casa

Alrededor de todo el mundo, los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días han debido adaptarse a las circunstancias actuales, provocadas por las enfermedades que derivadas del el COVID-19.

Sabemos de los ajustes que cada uno ha debido realizar en sus rutinas habituales. Muchos han implementado servicios sacramentales en sus hogares, bajo la dirección de sus líderes locales. Los misioneros han modificado temporalmente algunas de sus normas sociales para proteger a los demás y a ellos mismos. En estos tiempos en que suele haber incertidumbre, el presidente Nelson nos ha animado: “… busque[n] oportunidades para ayudar a quienes lo[s] rodean cerca o lejos. Tenemos el gran privilegio de ministrar a nuestros vecinos dondequiera que vivan.”

Sacramental y Clases

Muchos miembros de la Iglesia han compartido en las redes sociales la experiencia de tener reuniones dominicales en casa. Este es sin duda, un ejemplo de fe en el Salvador, en Su Expiación y en el poder de las ordenanzas de salvación. Al continuar haciéndolo, por favor sigan los siguientes consejos:

Sta_Cena_Casa

Administrar la Santa Cena: El Manual 2: Administración de la Iglesia indica que “En circunstancias inusuales, el obispo puede, ocasionalmente, autorizar que se efectúe un servicio sacramental lejos del centro de reuniones.” (18.2.2.10) En cualquier caso la Santa Cena se debe administrar bajo la dirección del obispo o el presidente de rama. Al concluir la reunión, “el poseedor del sacerdocio que dirija el servicio informa al obispo cuando este se haya llevado a cabo.” En lo relacionado con los aspectos mismos de la ordenanza, deben seguirse las pautas que se establecen en la sección 20.4, estas son:

  1. Todo poseedor del sacerdocio que participa en esta ordenanza debe comprender que está actuando en nombre del Señor y debe mantener una actitud reverente y digna al participar en esta ordenanza.

  2. Los que bendicen y reparten la Santa Cena deben vestir modestamente y estar limpios y aseados.

  3. Los poseedores del Sacerdocio deben lavarse las manos minuciosamente con jabón, con una toallita desechable o con otro limpiador antes de preparar, bendecir o repartir la Santa Cena.

  4. Cuando no sea posible contar con las bandejas o los vasos acostumbrados, se deben utilizar recipientes limpios que mantengan la reverencia de la ordenanza.

  5. La persona que bendice el pan, un Presbítero o poseedor del Sacerdocio de Melquisedec, se arrodilla y ofrece la oración sacramental del pan, entonces entrega el recipiente a un poseedor del Sacerdocio, quien lo reparte a los participantes. Luego se realiza el mismo proceso para el agua. Si no hay otro poseedor del Sacerdocio, el mismo que bendice la Santa Cena, puede repartirla. Las oraciones sacramentales deben pronunciadas textualmente, tal como ha sido revelado por el Señor (descargar).

Santa_Cena_Casa

Estudio del Evangelio: Las reuniones en casa, suponen una gran oportunidad para estudiar el Evangelio, en especial a través del uso de los recursos de “Ven, Sígueme”. El presidente Nelson ha dicho: “Los cambios temporales en nuestra rutina normal pueden permitir tiempo adicional para experimentar cuán precioso puede ser el estudio del Evangelio centrado en el hogar. No dude en usar los nuevos videos del Libro de Mormón y otras tecnologías para estudiar el evangelio de Jesucristo.” Los animamos a estudiar en familia, e incluso agregar a otros en este estudio, ya sea a través de la tecnología o en grupos presenciales reducidos, siempre que la autoridad gubernamental lo permita.

Escuchalo_Nelson

Conferencia General

El presidente Nelson dijo recientemente: “Todos esperamos con ansias la Conferencia General. Cuando nos enfocaremos en la restauración del Evangelio de Jesucristo en su plenitud. Evangelio que proporciona verdadera esperanza y ayuda a un mundo atribulado.” Los instamos a prepararse para la Conferencia General, el próximo 4 y 5 de abril. Sin duda, las palabras de los profetas serán una fuente de alivio y paz para estos tiempos. El Señor responderá algunas de sus preguntas personales más importantes y podrán obtener luz adicional para conducir sus propias vidas y las de sus familias.